El secreto de la orquídea de Lucinda Riley

el secreto de la orquídea libro

Título: El secreto de la orquídea

Autora: Lucinda Riley

Traductora: Patricia Orts García

Género: Novela rosa

Editorial: Debolsillo

Puntuación: 4/5

Mi opinión personal

Antes de que te adentres en conocer todos los pormenores de la reseña literaria de El secreto de la orquídea, quiero aclarar algunos puntos.

La novela rosa no es precisamente un género que me apasione, más bien diría que me satura tanto drama. Formo parte del club de lectura «Lectoras Cotorras» y esta era nuestra lectura de septiembre.

Aunque no es un libro que me ha maravillado, he intentado ser lo más objetiva posible con la reseña. No pensar en mi propio gusto sino en lo que espera el público que lee este tipo de novela y si cumple con esas expectativas. De ahí que le haya dado buena nota a pesar de que no sea de mi estilo 😉

Dicho esto, solo me queda añadir que cualquier reseña que encuentres en este blog sigue esas mismas premisas. Incluso las de las colaboraciones con editoriales. Mis valores son claros, opinión libre y objetiva venga de donde venga la novela.

Sinopsis

El invernadero de Wharton Park que cuidaba su abuelo, el jardinero fiel de los Crawford, era el lugar más mágico para Julia Forrester cuando era una niña. Varios años después, el destino le hace volver a este maravilloso jardín en el momento más doloroso de su vida. Pero lo que se encuentra no es ni la sombra de la belleza que Wharton Park proyectaba. Su heredero, Kit Crawford, ahogado por las deudas de sucesión y reformas decide poner la finca en venta.

Mientras crea una subasta para todos los enseres de valor, encuentra un diario que sacará a la luz el gran secreto escondido de los Crawford. Dos historias de amor que cruzan Tailandia e Inglaterra desde los años tres, pasando por las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, hasta el presente.

Análisis de El secreto de la orquídea

División del libro

El secreto de la orquídea abarca dos historias de amor vividas en tiempos diferentes. Esa división está claramente marcada a lo largo de las páginas de la novela gracias a los cambios de narrador.

La mayor parte de la historia que arranca en los años 30 viene marcada por los recuerdos de la abuela de la protagonista. Elsie destapa esos recuerdos a su nieta con la aparición del diario. Siente que no le queda de otra si no quiere que saque unas conclusiones equivocadas.

Por otro lado, la vida de Julia se centra en el momento presente y en todo lo ocurrido desde su gran tragedia familiar. En algunas escenas también se recurre al flashback con ella. Principalmente, para rememorar los días vividos con su abuelo en el invernadero de Wharton Park.

A pesar de los cambios temporales, la historia fluye y es difícil que el lector se pierda. Es más, cada vez que hay un cambio, este está indicado ya sea porque el personaje indica que va a comenzar a narrar una historia o porque al inicio del capítulo aparece la fecha y lugar.

Mi objeción en este ámbito es que muchos de los recuerdos que cuenta Elsie ni siquiera estaba ella presente. Me cuesta llegar a ver que alguien que no formó parte de la historia directa pueda describirla con tanto lujo de detalles.

Personajes cargados de drama

Todos los personajes que aparecen en la historia llevan atados un drama emocional. Quizás este aspecto hace que el libro parezca una auténtica telenovela.

Cada uno de los problemas tienen grados de importancia diferentes. Sin embargo, todos suman para que el lector pueda empatizar e interiorizar la historia.

Están bien marcadas las personalidades y eso facilita mucho la lectura. Como pega, el lenguaje que utilizan e incluso algunas acciones no me cuadran para la época. 

Evitando desvelar nada, solo diré que dos jóvenes se van a la cama sin pasar por el altar en una sociedad en la que no era lo normal. Cuando llegué a esa escena se me hizo rara y ya pude adelantar lo que iba a ocurrir después.

Nivel de intriga medio-alto

Durante todo el libro hay un sinfín de conflictos, problemas y giros que mantienen la intriga de forma continua. Cuando parece que se ha solucionado uno, de golpe llega otro.

Algunas de estas piedras en el camino se pueden vislumbrar. Otras, como el giro final y seguramente el más potente, cuesta imaginarlos. Tienes la sensación de que falta un golpe y lo esperas pero no imaginas que sea precisamente ese.

Un acierto es que todos los conflictos quedan resueltos, hasta los más pequeños. De esa forma la historia queda cerrada y completa. 

A pesar del volumen de páginas, no hay grandes descripciones. Eso agiliza la lectura y ayuda a que ocurran más acciones. No son excesivas pero sí muy marcadas. Detalles que hacen hincapié en un punto determinado como por ejemplo, el río de Tailandia que se ve desde una habitación de un hotel o el clima terrible de Inglaterra.

A quién va dirigido El secreto de la orquídea

Como lector, no quería incluir este apartado entre los primeros para que sacaras tus propias conclusiones. En mi opinión, esta novela tiene claramente un público femenino. No uno cualquiera, sino mujeres a las que les apasionan las historias de amor que se enredan más que los cascos de música cuando los necesitas, y que siempre acaban con un final feliz.

¿Lees habitualmente libros que se salen de tus géneros favoritos?

Gracias por dejarme besarte con letras.

*Este post contiene enlaces de afiliado a Amazon.

firma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💛️ También te podrían gustar las siguientes entradas:

Maestra de pueblo con L de novata

La enseñanza es una patata caliente que quema aún más si hay una maestra o profesora en casa. Las mofas sobre las vacaciones, las actividades y la dureza del trabajo son solo un ejemplo de cómo la sociedad no acaba de ser consciente de que todos los ciudadanos van a pasar por las manos de la educación. Maestra con sentido del humor Una amiga, también maestra, me ha dejado el libro Maestra de pueblo con L de novata. Aunque no doy clase en un colegio sino en mi propia academia, me he sentido muy identificada con bastantes escenas. Además, me he reído tanto que todavía me duele la ca ...
Quiero leer más

Sobre la educación de Emilio Lledó

Ser conformista supongo que debe querer decir algo así como conformarse con lo que hay e, incluso, aceptar que no hay quién dé más. El veneno llamado conformismo El ensayo Sobre la educación de Emilio Lledó me parece una joya que desgranar con los sentidos bien abiertos. Los cambios en educación llegan en su mayoría en oleadas sin sentidos ni puerto conocido. Filosofía es una de las afectadas y no parece que vaya a tener un final feliz. Emilio Lledó explica por qué esa asignatura que muchos creen sin valor debería ser clave en la formación del carácter de cualquier persona ...
Quiero leer más

Más allá del invierno de Isabel Allende

¡Qué maravilla! Isabel vuelve con una narrativa desenfadada y llena de matices e ironías que dibujan una sonrisa constante y alguna que otra carcajada. Si llevas algún tiempo por aquí, sabes que me encantan las novelas de Isabel Allende. Ya comenté en el blog  La ciudad de las Bestias y El cuaderno de Maya. Ahora con Más allá del invierno he vuelto a disfrutar del estilo único de esta autora chilena. Después aprendió a cuidar sus recuerdos, incluso los más penosos, porque sin ellos sería como si nunca hubiera sido joven, nunca hubiera amado, nunca hubiera sido padre. Si el pr ...
Quiero leer más

Una habitación propia. Episodio 2 del podcast

Vuelvo a invitaros a viajar a través del podcast. Ya está disponible el episodio dos, Una habitación propia, en Spotify, Apple podcasts, Anchor e Ivoox. Estoy muy emocionada con la acogida que está teniendo este proyecto. De verdad, nunca pensé tener más de 100 escuchas en el primer episodio y las palabras tan bonitas que me estáis haciendo llegar. Ojalá pronto lleguemos a 1.000 :) Cada día que me pongo a grabar me siento afortunada de poder transmitir todo este amor que siento por las letras y la creatividad y que haya alguien detrás que reciba el mensaje. Sin vosotros, este podcas ...
Quiero leer más