El último verano de Silvia Blanch

Leer a Lorena Franco siempre es un gusto para el cuerpo. La sensibilidad que desprenden sus palabras, cómo pude descubrir en esta entrevista del podcast sobre su Trilogía del Tiempo, también alcanza el tan duro y negro thriller con El último verano de Silvia Blanch.

Uno de los grandes retos como escritora es que tus lectores sean capaces de reconocerte por tu forma de narrar. No solo porque las portadas sigan un estilo similar o porque tu marca personal esté muy bien trabajada. Abrir un libro a ciegas y que tras pasar unas páginas sepas quién hay detrás de la pluma es magia.

Con una de las escritoras que se percibe muy claro este fenómeno es con Isabel Allende, te hablé de ella en reseñas como Más allá del invierno, El cuaderno de Maya y La Ciudad de las Bestias. Y también con Lorena Franco en la que me voy a centrar hoy.

El último verano de Silvia Blanch

Silvia Blanch es una joven, aparentemente perfecta, de veintinueve años y con una proyección personal y profesional en la cresta de la ola. O eso es lo que todo el mundo dice cuando la recuerdan.

Una tarde verano desapareció sin dejar rastro salvo su Mini blanco intacto en la cuneta de la carretera cercana a su pueblo. La última persona que la vio con vida fue una vecina a la que ese día le dieron su sentencia de muerte. Con el miedo y la incertidumbre pisándole los talones, solo observó que Silvia estaba con alguien, creyó que su novio, en un arrebato de amor. ¿O realmente vio una agresión?

Una periodista, Alejandra Duarte, será la que remueva el último verano de Silvia Blanch cuando ya la Policía se había dado por vencida. ¿Qué descubre Álex? ¿Qué pasó con Silvia Blanch y por qué todos mienten?

Quizá estamos acostumbradas al thriller más puro en el que el peso de la investigación lo soporta la Policía. Escenas de laboratorio, pistas científicas y demás detalles técnicos que se van desvelando como un puzzle. Sin embargo, los thrillers de Lorena Franco se alejan de está dinámica y se acercarían más al Domestic Noir en el que una persona ajena a la Policía es quien descubre paso a paso la verdad.

En El último verano de Silvia Blanch es clave el juego psicológico con los personajes. De hecho, nada más comenzar la novela están tan bien sembradas las pistas falsas que no se anticipa fácilmente el final.

La historia transcurre en un pequeño pueblo barcelonés en el que los secretos y las apariencias son cruciales. Nadie dice la verdad y todos ocultan algo que Álex va destapando gracias a la observación, deducción y su obsesión por el caso. No se rinde, se enamora y cae en la boca del lobo.

La intriga no decae, a pesar de que no están esas pruebas científicas que lo pongan todo patas arriba, gracias a que se intercalan conversaciones telefónicas entre Jan, el primo de Silvia y principal sospechoso, con una persona que desconocemos. Con esos pequeños retazos, nos invita a especular, a revisar cada paso que han dado y dicho el resto de personajes.

Prepárate para el final

Uno de los aspectos que me ha encantado de El último verano de Silvia Blanch es que no son necesarios los detalles escabrosos ni morbosos. Todo es mental y visceral. Las reacciones más primarias que desencadenan el horror más terrible.

Ni el final de Silvia ni el de Álex son predecibles, los ves justo en el momento preciso y eso es una gozada. Un libro rápido en el que Lorena Franco nos muestra cómo cada acto conlleva una consecuencia.

Si te apetece leer El último verano de Silvia Blanch, puedes comprarlo a través de este enlace.

Otros thrillers de los que he hablado en el blog son:

Penitencia de Pablo Rivero

El silencio de la ciudad blanca de Eva Gª Sáenz de Urturi

El extraño verano de Tom Harvey de Mikel Santiago

Te mando un abrazo lleno de amor y luz.

*Este post contiene enlace de afiliados de Amazon. Te invito a comprar siempre los libros en las librerías de barrio, pero si decides que prefieres hacerlo a través de Amazon, adquirirlo con los enlaces que te proporciono me ayuda a monetizar el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

💛️ También te podrían gustar las siguientes entradas:

El silencio de la ciudad blanca de Eva Gª Sáenz de Urturi

Todavía estoy flipando con el final de El silencio de la ciudad blanca, ¡menudo libro! Lo tengo clarísimo, se ha colado directamente entre mis favoritos de este 2020. Esta misma tarde encargo los otros dos libros de la trilogía. ¡No me puedo quedar así! La autora, Eva Gª Sáenz de Urturi, comenta al final que El silencio de la ciudad blanca es uno de sus libros más autobiográficos. No por los asesinatos, menos mal, sino por los lugares que menciona a lo largo de la novela. Además, de por algunas características de la personalidad de los personajes. A mí me encanta que los autore ...
Quiero leer más

Maestra de pueblo con L de novata

La enseñanza es una patata caliente que quema aún más si hay una maestra o profesora en casa. Las mofas sobre las vacaciones, las actividades y la dureza del trabajo son solo un ejemplo de cómo la sociedad no acaba de ser consciente de que todos los ciudadanos van a pasar por las manos de la educación. Maestra con sentido del humor Una amiga, también maestra, me ha dejado el libro Maestra de pueblo con L de novata. Aunque no doy clase en un colegio sino en mi propia academia, me he sentido muy identificada con bastantes escenas. Además, me he reído tanto que todavía me duele la ca ...
Quiero leer más

El ayer, nosotros y un mañana imposible. Episodio 8 del podcast

¡Nuevo episodio del podcast! Y menudo episodio. La charla con la escritora de novela romántica, Abril Camino, sobre su última novela El ayer, nosotros y un mañana imposible va sobrada de sinceridad y frescura. Un máster sobre escritura, editoriales, emociones y algunos detalles más. Para mí ha sido una pasada poder disfrutar de esta conversación con Abril, estaría horas escuchándola y ya te digo que no es peloteo. El podcast me está dando muchísimas alegrías y una de ellas está siendo poder entrevistar a escritoras como Abril Camino o Mónica Gutiérrez. Y eso que pensaba que no ...
Quiero leer más

Novelas románticas, ¿qué subgéneros hay?

¿A quién no le ha cambiado el humor con una buena dosis de novelas románticas? Son esos bombones que nos endulzan una tarde de frío polar cómo las que ha dejado Filomena —ay, pollito, la que has liado— sin embargo, no todas son iguales.  Si ya eres una adicta a las novelas románticas seguro que conoces los distintos subgéneros que se engloban dentro del género, pero por si hay algún fleco todavía que desconoces, espero que con esta entrada descubras nuevas historias con las que seguir disfrutando. Hay un punto que une a todas ellas, exacto, el amor. Una novela romántica sin ...
Quiero leer más