El instinto de Ashley Audrain

La primera novela de Ashley Audrain, El instinto traducida por Carlos Jiménez Arribas, es una historia difícil de olvidar. Incluso me atrevo a decir que es un libro que no es apto según en qué momento vital te encuentres.

Blythe es la protagonista central de El instinto. El dolor de su pasado familiar se entrelaza con el horror de su presente. ¿Se puede repetir la misma estela familiar? Es complicado discernir qué es verdad y qué es mentira en una historia con tantas caras.

Y gran parte de su magia está incrustada en ese rompecabezas.

El instinto

Blythe creía que se conocía a sí misma y a su marido, pero la maternidad transformó su vida. Es muy interesante cómo se plantea el concepto de completarse como mujer a través de la maternidad o cómo la culpa por no sentirse de esa forma arrambla a sus anchas.

En esta novela se desgranan distintos tipos de mujeres y maternidades. Expectativas de cómo serán los hijos y cómo serán ellas como madres.

¿La carga familiar de Blythe en este ámbito es la que convierte en un infierno su primera maternidad? ¿O es que realmente no quería ser madre?

Los personajes femeninos que se muestran: Blythe, su hija Violet, su madre Cecilia, su abuela Etta y algunos otros más conforman un puzzle psicológico que atrapa al lector. Llegamos a conocer sus mayores temores y pesadillas pero también sus anhelos y sueños. 

En cuanto a los hombres, aunque en un primero momento parecen no ser tan determinantes en la historia, sí que suponen un punto de inflexión en la vida de cada una de las mujeres de El instinto. A penas sabemos de ellos, detalles justo pero potentes. Sin embargo, su opinión marca el transcurso de la vida de ellas.

«Creíamos que nos conocíamos el uno al otro. Creíamos que nos conocíamos a nosotros mismos».

Puedes seguir leyendo la reseña o ver este vídeo 😉

El peso de la narrativa en El instinto

Hay varios narradores: Blythe nos cuenta su historia en primera persona y un narrador en tercera nos habla de la vida de su abuela.

No hay grandes descripciones de los lugares ni frases larguísimas. Todo lo contrario. El impacto que suscita El instinto, además de por los hechos en sí, viene determinado por frases cortas y cargadas de significado que por acumulación suben el pulso y el ritmo de la historia.

«Me esforcé por mejorar. Ser padre te había hecho hermoso. Te había cambiado la cara. Rasgos más cálidos. Más suaves. Arqueabas mucho las cejas y se te caía la baba siempre que la tenías cerca. Como pasmado. Te habías convertido en una versión mejorada del hombre que eras antes. Deseaba con toda mi alma que eso me pasara a mí también. Pero yo me había endurecido».

Ashley ha creado una obra que cada capítulo, son muy rápidos, muestra una píldora aparentemente inofensiva para terminar provocando un aluvión emocional inabarcable. 

¿Qué es más impactante la mentira o la verdad?

Es una obra que no deja indiferente precisamente por no morderse la lengua y no ser políticamente correcta. Un golpe tras otro, una supuesta mentira que termina estallando en la cara. Hace varios días que leí El instinto y la historia sigue taladrándome.

Imagino que ese era uno de sus objetivos al escribirla.

Es imposible no sucumbir a repasar nuestro legado familiar, incluso sin que se parezca al horror que viven estas mujeres.

Como decía al principio, esta novela no la aconsejo para cualquier momento vital. Si quieres ser madre, estás embarazada o tu bebé tiene pocos meses; no la leas. Yo por lo menos no lo haría.

Puedes comprar El instinto a través de este enlace.

Te mando un abrazo inmenso lleno de amor y luz.

 *Este post contiene enlace de afiliados de Amazon. Te invito a comprar siempre los libros en las librerías de barrio, pero si decides que prefieres hacerlo a través de Amazon, adquirirlo con los enlaces que te proporciono me ayuda a monetizar el blog. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💛️ También te podrían gustar las siguientes entradas:

El extraño verano de Tom Harvey, Mikel Santiago

"Morir, en mi sueño, era una sensación fría y sorda. Como si alguien hubiera colocado unos tapones en los oídos del mundo y mi cuerpo cayera en un gigantesco y helado puf. Ni siquiera me desperté. Me quedé muerto, en sueños, y así es como lo recuerdo todo". El extraño verano de Tom Harvey. Un regusto a las novelas de Agatha Christie, es la sensación que emana de las primeras páginas del thriller El extraño verano de Tom Harvey. Una chica aparece muerta en la playa y al poco tiempo, el pintor que la encontró también acaba muerto. Una llamada a Tom Harvey lo lleva de nuevo a Tremo ...
Quiero leer más

El año de los delfines, de Sarah Lark

El año de los delfines, de Sarah Lark
¿Te ha pasado alguna vez que has leído un libro y te ha gustado la idea de la historia, pero no ha llegado a maravillarte? Eso mismo me ha ocurrido con El año de los delfines, de Sarah Lark y quiero contarte por qué. Creo que es interesante también aprender a averiguar por qué un libro, que nos gusta la premisa de la que parte, nos deja frías. Normalmente el problema está en la forma de narrarlo. Desde que descubrí a Sarah Lark en el podcast de mi compi Beatriz Blumen, no dejaba de ver sus libros por todas partes. El colmo fue encontrarme El año de los delfines en el mostrador de l ...
Quiero leer más

La pareja de al lado: Episodio 5 del podcast

Este domingo el podcast sigue de la mano del thriller, La pareja de al lado. Es una novela con una gran carga psicológica y emocional que parte con la premisa de que una bebé de seis meses ha desaparecido de su cuna mientras sus padres estaban en una cena con los vecinos de la casa de al lado. La culpabilidad, la depresión postparto, problemas económicos son algunos de los pilares que sustenta este libro. No es de mis thrillers favoritos pero sí que me parece muy interesante para aquellas personas que quieren probar este género sin tocar un libro lleno de sangre y detalles difíciles de ...
Quiero leer más

Maestra de pueblo con L de novata

La enseñanza es una patata caliente que quema aún más si hay una maestra o profesora en casa. Las mofas sobre las vacaciones, las actividades y la dureza del trabajo son solo un ejemplo de cómo la sociedad no acaba de ser consciente de que todos los ciudadanos van a pasar por las manos de la educación. Maestra con sentido del humor Una amiga, también maestra, me ha dejado el libro Maestra de pueblo con L de novata. Aunque no doy clase en un colegio sino en mi propia academia, me he sentido muy identificada con bastantes escenas. Además, me he reído tanto que todavía me duele la ca ...
Quiero leer más