Mi experiencia como finalista de los Premios 20 Blogs

Esta noche se ha celebrado la gala virtual de los Premios 20 Blogs en la que era finalista a mejor blog literario. Y la verdad, no estaba tan nerviosa como me imaginaba. Supongo que me hayan operado de la muela del juicio la misma mañana que se celebraba la entrega ha ayudado bastante.

Tengo pánico a los dentistas, nivel empiezo a hiperventilar hasta terminar tiritando y mareada. Tenía los premios en la cabeza, es lógico, pero la mayor parte de mi atención estaba puesta en esa consulta del demonio.

Menos mal que todo ha ido mejor de lo que pensaba, las otras dos muelas con otros dentistas fue la peor de las torturas. Así que aunque la gala era virtual y mi cena solo podía ser puré, yo estaba con mis morros pintados de rosa para disfrutar de un momentazo como este.

La odisea del champán

El señor Loren había comprado champán del bueno, de ese que vale una pasta y que, como esa vajilla que hay en muchas casas, solo se abre en Navidad.

Nosotros somos muy de celebrar, eso sí no con ese champán porque entonces adiós sueldo. Pero cualquier motivo nos parece perfecto para brindar aunque sea con café. Porque la vida es maravillosa y muy perra también.

Y yo prefiero decirle al Universo, por si en algún momento eso influye, «sigue mandándome de esto tan rico que por aquí vamos bien».

Total, que el pobre todo orgulloso con la botella bien fresquita para esta noche especial. Yo empiezo a reírme y a sujetarme la cara para que no me duela tanto con las vibraciones de las carcajadas.

—¿Te has dado cuenta que estoy con antibióticos y no puedo beber? —su cara un poema— No pasa nada, la semana que viene inventamos algo para celebrar y encima compramos fresas que dicen que maridan genial.

Y así de pancha me he sentado en el sofá a ver si pasaba de finalista a ganadora.

El apagón imperfecto

Pepa, una de nuestras perras, no dejaba de llorar porque quería que jugásemos con la pelota en vez de estar sentados en el sofá esperando que la pantalla dejase de estar morada y se pusiese a actuar.

Ahí sí que me habían llegado los nervios y las ganas de llorar. Sí, de felicidad. Me parecía un regalazo poder ver mi blog como finalista de uno de los concursos más importantes de habla hispana y claro, a mí me pueden las emociones.

Menos mal que del rímel me había olvidado porque los ojitos, un poquito, se han mojado.

El móvil echando humo con el grupo de mis amigos los japoneses, mi familia y algunas conversaciones más. Vimos la entrega de la primera categoría y pufff se pinchó el globo.

En ese momento tuve la certeza de que no iba a ganar. La videollamada de después de decir el ganador me pareció muy preparada y dije, a mí nadie me ha avisado de nada.

Fue el único instante en el que me invadió la pena, pero no por no ganar, sino por quedarme sin la magia hasta el final. Y ya para remate, el wifi dijo que ya no quería participar.

No tuvo otro momento para caerse que en la entrega de mi categoría, no había días para fallar… Es lo que tiene vivir en mitad del campo, no escuchamos a nadie pero a cambio contamos con wifi bananero de última calidad.

Miré el móvil mientras el señor Loren intentaba solucionarlo, cuando mi familia ya había puesto el ganador por el grupo de whatsapp.

Me quedo como finalista

Ese punto del wifi también me jodió un poquito porque junto con la pinchada de globo del principio, me quedé sin esa energía de misterio, de ver el blog en la pantalla hasta el final.

Menos mal que hay otra magia con los vídeos de YouTube, la de volver a atrás.

Así que pusimos de nuevo el vídeo y al fin vi este espacio que tanto quiero, al otro lado 🙂

Felicidades desde aquí a El quinto libro, los ganadores al mejor blog literario.

Yo me siento muy muy orgullosa de ser finalista, de recibir este reconocimiento externo porque el amor y el esfuerzo que hay detrás de estás letras lo siento cada día.

Esta experiencia, incluida su anécdota para recordar, es una muy bonita que como diría mi invitada de mañana en el podcast, Pilar Sánchez Vicente, la voy a embotellar.

Gracias por dedicar tu tiempo a leerme, me hace inmensamente feliz saber que estas historias viajan hasta ti.

Por cierto, si no sabes cómo empezó esta historia de finalista de los Premios 20 Blogs, te la cuento aquí. También tiene que ver con una consulta médica.

Te envío un abrazo gigante lleno de amor y luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💛️ También te podrían gustar las siguientes entradas:

La soga de la aprobación externa

¿Tú también eres víctima de la soga de la aprobación externa? Ese cordel que se enrolla sigiloso en el cuello y que nos manipula como marionetas buscando el reconocimiento fuera sin escuchar los gritos de surgen dentro. Vivimos en una sociedad que nos ha enseñado que nuestra valía depende de los aplausos que nos otorgan los demás. Y claro, ante su ausencia el dolor, la frustración y el sufrimiento se convierten en ingredientes de nuestro pan de cada día. Déjame que te lo cuente con el ejemplo del documental Miss Americana. La soga de la aprobación externa Taylor Swift es una ...
Quiero leer más

Museo del Prado, una mañana de autocuidado

Después de casi dos semanas desconectada del mundo digital, la certeza de que quiero tomar ciertas decisiones se hace más palpable. Ha dejado de ser una pequeña abeja que a veces zumba en mi cabeza, para tornarse en una llamarada que solo podré apagar si no le echo más combustible. Me levanto enérgica, entre esas decisiones está la de cuidarme y respetarme más y hoy voy a empezar por regalarme una mañana para mí sola en el Museo del Prado. Salgo de casa de Mario como si a la vuelta de la esquina me esperasen mis compañeros de clase para la excursión del trimestre. Estoy nerviosa. ...
Quiero leer más

El club de los idiomas, ¡mi propia academia!

El viernes fue uno de esos días que se subrayan en fluorescente y con purpurina en el calendario. ¡Por fin inauguramos El club de los idiomas! Después de muchos meses trabajando duro y visualizando fuerte este espacio, se había convertido en realidad. Una reforma integral del local La academia no puede tener mejores raíces. Esta era la casa de mis abuelos paternos, el hogar del amor de mi vida, mi abuelo Fernando. Te puedes imaginar que las vibraciones que hay en estas paredes rezuman amor y positividad. Por mucho que hubiera buscado no habría encontrado un local mejor que este. La ...
Quiero leer más

Mujeres que me inspiran. Vivir con amor y luz

Fui una adolescente sin ídolos. Recuerdo que mis compañeras de clase tenían a su artista, músico o futbolista favorito. Yo no tenía a nadie y a veces me sentía extraña por esa falta de pertenencia a un grupo que hablaba de logros y vida ajenas. Llené las paredes de mi habitación con todos los pósters que había en las revistas, ni con esas se colaba nadie en mi interior. No encontraba a esas mujeres conocidas que me inspiran ahora, pero llegaron. Pasaron los años, entré en la universidad y lo mismo. Voy por momentos, igual un mes no dejo de escuchar a un grupo que después me paso ...
Quiero leer más